La literatura y la poesía lo es todo: Miguel Covarrubias

Redacción/SV

“La literatura y la poesía lo es todo”, manifestó ayer el poeta, narrador, ensayista y traductor regiomontano Miguel Covarrubias, en la presentación de la colección El traidor, realizada en el marco de la Feria Universitaria del Libro UANLeer 2022, instalada en el Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

“En el trabajo de traducción somos perfectibles. Este esfuerzo es incesante e inagotable. A mí me tocado verlo desde el punto de vista que autores que aparecieron en el primer libro, están también en los volúmenes siguientes, porque siempre vamos a encontrar algo más”, expresó.

“Me interesa el camino el esfuerzo y el trabajo”, abundó, “y en ese sentido no me cansa, porque cuando tienes la satisfacción de resolver cosas que parecen imposibles, como por ejemplo expresar a un autor o hacerse pasar por ese autor y al mismo tiempo ofrecer algo distinto, diferente, eso es muy satisfactorio”.

La obra El traidor le mereció a Covarrubias el Premio Traducción de Poesía del Instituto Nacional de Bellas Artes. Aunque los autores incluidos pertenecen a diversas corrientes estéticas, desde el surrealismo francés hasta el expresionismo alemán, a decir de Covarrubias, en lo que convergen es, en un lenguaje o cierto modo de expresión, que corresponde a esa época, con poetas no sólo de Francia y Alemania, sino de Bélgica y Austria, que comparten la lengua alemana y francesa.

El traidor es editado por Conarte y Aldus.

El libro fue presentado por la poeta Ofelia Pérez-Sepúlveda, el Maestro Genaro Saúl Reyes, el Dr. Víctor Barrera Enderle y el autor.

“¿Cómo podemos traducir, si nosotros estamos utilizando dos elementos completamente distintos? Jamás podremos expresar lo que dijo Bretón o algún otro autor extranjero, porque ellos están utilizando una lengua que nos es la nuestra, no es mi lengua, me acerco a ella, trato de exprimirle la esencia, pero es algo distinto, diferente”, indicó Covarrubias.

“En la medida en que uno absorbe a un determinado autor y quiere serle fiel y respetuoso con él, en esa mediada uno pude lograr paradójicamente una expresión personal.

“Entonces, este trabajo es un trabajo personal. Por mucho tiempo, la traducción se ha visto como un trabajo menor, secundario. Hay quienes no consideran la traducción como parte del trabajo personal del escritor, porque a veces ha sido simplemente como un medio para sobrevivir, en las épocas difíciles”, señaló.

Pero resulta, dijo, que este trabajo en la medida que no se asuma como un trabajo subordinado, menor, en esa medida cualquiera podría, con algo más que buena suerte, lograr escribir una obra literaria, o poética, cuando al mismo tiempo se pone al servicio de aquella lengua que no es la propia, y de aquella obra que no es la personal.

“EL KANT DE CONTRY”

“El Kant de Contry, el Maestro Miguel Covarrubias, al que conocí en el siglo pasado, gracias a la Facultad Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León, donde el dios de la palabra quiso que lo tuviera como maestro habla de poesía, concretamente de poesía alemana y francesa”, manifestó por su parte la escritora Ofelia Pérez-Sepúlveda.

“El primer traidor, llamado llanamente El traidor aparece como un hecho inédito en la vida literaria de Monterrey. Yo me emocioné por ello, estoy hablando de los años 90, pero detrás de ese hallazgo estaba el trabajo casi silencioso de casi una década que el Kant traductor, según advierte en el Prefacio del primer volumen, comenzó en 1985, al asumir la dirección de la revista Deslinde”, expresó.

“En El traidor, El traidor II, Para alcanzar al traidor y El traidor sigue, Miguel Covarrubias se responde ¿qué puedo conocer?, y así como Alfonso Reyes en el primer epígrafe, quien dice: ‘Desde mi primera infancia amé la lengua francesa de un modo instintivo y así como Alberto Manguel en el cuatro y hasta ahora último volumen declara: ‘Leer es traducir materialmente la realidad del mundo en nuestra propia y sentida realidad’”, señaló.

Las otras preguntas, desde luego, dijo, quedan satisfactoriamente resueltas a través de las páginas de estos libros, en los que la voz y los giros de la emoción, la razón y las circunstancias parecen levantarse para decir que no solo los avatares son sorteados en el terreno lingüístico y filológico, sino en el entramado editorial en el que fueron gestados.

“Con El traidor en sus diferentes entregas lo bello y los sublime se construye y reconstruye”, apuntó.

“Miguel Covarrubias desde El traidor ha tomado esta postura del traductor como un traidor”, manifestó en su intervención el Maestro Genaro Saúl Reyes.

“Pero creo Miguel Covarrubias se acerca más a la línea de José Emilio Pacheco y Rosario Castellanos, ellos hablan de versiones, de aproximaciones, desde esa manera está salvado su trabajo.

“También estos autores están dando a entender que el lenguaje literario o la poesía es intraducible, porque o te vas por la forma o el fondo. Entonces cuando uno empieza a leer las traducciones que hizo Covarrubias nos damos cuenta que está poniendo atención también a la forma, no solo al contenido”, explicó.

Se puede leer un poema en alemán, luego se lee la versión que hizo Miguel Covarrubias y el lector se da cuenta que hizo todo lo posible por conservar el ritmo del poema original, y eso es un valor extraordinario y sin traicionar del todo el contenido, apuntó el autor.

“Allí estamos viendo la suma de todos esos saberes que Miguel ha integrado a lo largo de muchos años, desde el de orador de manifestaciones, maestro, lector, editor, todos estos detalles están presentes en su obra.

“Y uno lee con gran placer este trabajo de traducción, porque estamos leyendo a estos poetas, pero también estamos leyendo a Miguel, Covarrubias y no está traicionando a los poetas, está dejando la esencia del poema original, pero tampoco se está haciendo a un lado”, concluyó.

Hoy continúan las presentaciones de Cártel de una chica (no) rocker, de Alma Vigil y El tañedor de cadáveres, de Balam Rodrigo; el domingo se presenta Feral, de Vanessa Garza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *