Pide investigar a Matrimar por desviar agua de arroyo

Redacción/SV

El ambientalista y defensor de la Sierra de Picachos, Aristeo Benavides pidió a la CONAGUA que investigue a la empresa Matrimar por el desvió de agua de un arroyo, además de la cantidad del vital líquido que está usando para sus procesos de operación.

También presentó una denuncia en contra de la empresa Trimon para que indague sobre el incumplimiento del plan de abandono y explique porqué no se le sancionó por el daño a un arroyo, tal como lo menciona la Ley de Aguas Nacionales.

Detalló que Matrimar desvió el arroyo Pescado para su uso y está dañando la cuenta hidrológica, “ya que cada vez que dinamita el agua se cae por donde están los mantos acuíferos y luego ellos tienen un pozo de extracción de agua, que tiene un permiso, pero también tienen el agua que ya está emanando del suelo, porque ya escarbaron en donde está la cuenta hidrológica”.

“Que chequen cuánta agua está usando y si el agua es del pozo o también de la cuenca, porque no se vale que agua pura, ahora en una crisis hidrológica, se esté usando en una pedrera”, exigió.

Destacó que Matrimar es la pedrera más grande de América Latina de las que más contamina, porque tiene videos, más de veinte denuncias donde se ven las emisiones de polvo, asegurando que la mayoría del material se va a Estados Unidos, al estado de Texas.

Afirmó que a los nuevoleoneses “nada más nos queda polvo, malas carreteras, porque traen doble remolque (sus camiones) y nos queda el desabasto de agua y ahora en la crisis que está enfrentando Nuevo León, nos urge cuidar fuentes o lugares donde se resguarda el agua, como es la Sierra de Picachos”.

Expuso que la CONAGUA ya le recibió la denuncia, por lo que espera una pronta respuesta, para que vayan y realicen una inspección del dañó o desvío que se le han hecho a los arroyos, y también que chequen lo del uso del agua.

“Así como al ciudadano normal nos requiere CONAGUA que cuidemos el agua, creo que empresas que usan más de 285 mil litros diarios, deberían de regularlas, o que usen agua reciclada, otro tipo de químicos, pero no agua pura”, indicó Benavides Benavides.

Por otra parte, sobre la mano dura que va aplicar el gobernador Samuel García a las empresas con los impuestos verdes, señaló que “a nosotros no nos va ayudar, porque están destruyendo el lugar donde se almacena el agua. Nosotros no tenemos una presa, ni otro lugar de dónde obtener el agua, más que la Sierra Picachos”.

“Estoy hablando de municipios como Cerralvo (que es la cuna del Estado, Melchor Ocampo, Agualeguas, Treviño, Parás, Doctor González, Los Ramones todos tenemos pozos, extraemos agua de ahí, ¿Imagínense si se sigue dañando la cuenca hidrológica de la Sierra Picachos y nos quedamos sin agua?, Vamos a tener que traer agua de El Cuchillo para abastecernos, y en una crisis como ésta, ¿creen que nos van a dar agua, a municipios tan pequeños como Los Herrera?, pues no es justo”.

“Yo creo que lo del impuesto verde, lo de la crisis hídrica, en veces se contradicen en decir: vamos a cuidar el agua, pero luego ves una empresa que tira 285 mil litros de agua pura para sus procesos en cuanto al material”, dijo.

Aristeo Benavides hizo un llamado al Gobernador, a los diputados locales, a la Comisión del Medio Ambiente, “ya que los alcaldes de la región se mortifican mucho por apoyar una empresa, pero no se ponen a pensar que esa empresa está destruyendo de donde obtenemos el agua”.

“Un ejemplo: ¿qué le importará más al municipio de Cerralvo, 400 fuentes de empleo u ocho mil habitantes con agua?, hay que poner una balanza”, cuestionó el ambientalista al tiempo que reiteró que la mayoría del material que extrae Matrimar se va al estado vecino de Texas.

“No veo correcto que los recursos no renovables del Estado se vayan a otro país, mientras que en Nuevo León tenemos malas calles, malas carreteras, quieren hacer nuevas vías, y dicen: por eso necesitamos pedreras. Si el material se va a Texas, yo no ocupo una carretera en Texas. Como nuevoleonés yo ocupo el material aquí y ocupamos el agua aquí”, sostuvo.

Recordó que hace días que venía de Texas, en el trayecto se topó con 22 camiones de Matrimar con doble remolque, alrededor de 80 toneladas cada uno y escoltados por Fuerza Civil. “No pagan impuesto verde, pero sí el Estado les manda patrullas para que los resguarde y no les vaya a pasar nada en el camino”.

En este aspecto insistió que es una contradicción, “o pones un alto a la contaminación y salvaguardas los lugares como es la Sierra Picachos que nos da agua, porque en este momento la crisis hídrica no va a pasar, se va a tardar”.

“Ahora, tenemos la crisis ambiental, en los últimos tres-cuatro años, hemos sido una de las ciudades más contaminadas de América Latina. Creo que necesitamos un cambio y el cambio es que no necesitamos 44 pedreras, pues para el material que ocupa Nuevo León, no las ocupamos”, concluyó Aristeo Benavides.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *